RESPIRAR A CONCIENCIA

23 noviembre, 2010

En los talleres que imparto, trabajo la experiencia de tomar consciencia de la propia respiración. Así como la mayoría de nosotros hemos asumido la idea de que “somos lo que comemos” y la ponemos en práctica, cada vez somos más los que también asumimos que “vivimos según como respiramos”.  Pienso que es una cuestión de vital importancia.

Es evidente que no podemos estar pendientes de nuestra respiración durante el tiempo que estamos despiertos, inmersos en nuestras ajetreadas vidas. Pero lo que sí podemos hacer es, por ejemplo, tomar conciencia de ella en un momento de tensión, de desasosiego,  tristeza… cuando, como se suele decir, “nos lo pida el cuerpo”. En ese momento podemos recurrir a hacer algo tan sencillo como focalizar la atención en nuestras fosas nasales, en cómo entra el aire en ellas mientras inspiramos. Notaremos el frescor del aire y de cómo éste da la sensación de que se aloja con suma facilidad en el estómago.

Si seguidamente lentificamos el proceso hasta llegar a una  inspiración de cinco segundos, retenemos el aire otros tres y expiramos por la boca en otros cinco, tenemos muchas posibilidades de volver a ser dueños de nosotros mismos. Y esto por dos motivos: el primero por la aportación de oxígeno que necesitábamos y el segundo porque tomamos contacto con nuestro cuerpo, evitando el dejarse llevar por un pensamiento desbocado.

Tener mayor calidad de vida está dentro de  nuestras posibilidades y a veces, como en este caso, es gratis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: