QUIEN TIENE UN OBJETIVO TIENE UN TESORO

5 mayo, 2011

Uno de los elementos fundamentales de la dramaturgia es, el objetivo. En el momento en el que el personaje tiene un objetivo, es cuando el relato se vuelve interesante. ¿Por qué? Porque vemos una voluntad activada dispuesta a conseguir aquello que se ha propuesto. Y durante el proceso, vemos cómo utiliza todos los recursos de qué dispone para superar los obstáculos que se le van apareciendo. Es entonces cuando nos identificamos con el personaje.

En la realidad, tener un objetivo es un elemento igual de fundamental para que la vivencia de nuestro día a día tenga sentido. Si no lo tenemos y no hacemos por proporcionarnos uno, entonces tenemos muchos números para convertirnos en unos autómatas sin alegría de vivir. Y si ese estado de automatismo se convierte en una actitud, las consecuencias son perjudiciales para el equilibrio del propio organismo y afecta a la relación con las personas que le rodean.

Tener un objetivo significa que nuestra voluntad se activa. Se pone en movimiento nuestra racionalidad y nuestra emocionalidad en el diseño de una estrategia para conseguirlo. Nos volvemos creativos. Y en el proceso, salpicado de éxitos y fracasos parciales, vamos obteniendo información que nos servirá para ir modificando en uno u otro sentido la estrategia adoptada. Y así, de esta manera, canalizamos una energía psicofísica que puede materializar una realidad que nos sea beneficiosa.

Los objetivos se pueden proponer a corto, medio y largo plazo; dependerá de la dificultad para conseguirlos. Hay que ser realistas. Se trata de animarse a hacer cosas, no a frustrarse. Si uno quiere correr una media maratón, sin tener el hábito de correr, mejor será que se entrene disciplinadamente durante meses o más de un año, antes de intentarlo con garantías de éxito. La cuestión es que tengamos un objetivo. En las circunstancias que sean y a la edad que sea.

Tenemos que adaptar los objetivos. Es evidente, por ejemplo, que cuando nos jubilamos o nos jubilan laboralmente, no nos jubilamos ni nos jubilan de la vida. Así, si cuando suena el despertador por la mañana, no tenemos la obligación de trabajar, eso no quiere decir que no tengamos nada que hacer. El objetivo es organizarse para ocupar el tiempo de ocio que disponemos.  Llenarlo de actividades que nos apetezcan o que nos sean beneficiosas. ¡Imaginación y voluntad al poder!

Anuncios

Una respuesta to “QUIEN TIENE UN OBJETIVO TIENE UN TESORO”

  1. Tere said

    Dicen que si en la vida tienes un “para qué”, entonces tambien tendrás un “por qué”.
    Totalmente de acuerdo contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: