MUEVE TU CUERPO, TU MENTE TE LO AGRADECERÁ

25 junio, 2011

Ofrecer alternativas a los automatismos. 

Parte de los ejercicios que propongo a los participantes de mis talleres de arte dramático, están encaminados a la concienciación corporal a través del movimiento. Uno de estos ejercicios consiste en andar como suelen hacerlo. A continuación efectuamos movimientos totalmente inusuales, procurando jugar a fondo con las posibilidades que estos permiten. Y por último compartimos las reflexiones sobre las sensaciones experimentadas.

Ofrecer una alternativa a los automatismos resulta divertido porque se trata de algo creativo. Nos descubre a nosotros mismos siendo capaces de manejarnos de manera diferente a la habitual. Me atrevo a afirmar que se produce cierta sensación de euforia. Existe “riesgo” en plantear movimientos alternativos. Uno de ellos es el riesgo de juzgarse uno mismo mientras los ejecuta, a verse como espectador de sí mismo. Por eso cuando los individuos se concentran en jugar a fondo, la experiencia del proceso es más enriquecedora  y el resultado más óptimo.

La conciencia de grupos musculares de nuestro cuerpo que por regla general no tienen protagonismo debido a las rutinas que establecemos. Nos damos cuenta de que están ahí, esperando su oportunidad para ejercer su función. Apercibimos que poseemos capacidades que no utilizamos.

Liberación. Física y mental. Otras maneras de hacer son posibles. Y pueden poseer belleza y ser tan eficientes como las utilizadas hasta el momento. Es evidente que andar como lo hacemos normalmente es más eficiente que si lo hacemos moviendo circularmente la cadera, mientras movemos las articulaciones de los brazos en todas direcciones y alargamos el paso para luego encogerlo en el momento de que el pie toque el suelo. Pero seguro que si analizamos muestro movimiento corporal habitual a la hora de andar, veremos qué automatismos usamos de manera que nos  proporcionan la sensación de “normalidad”; cuando en realidad podemos usar nuestro cuerpo de manera más eficiente.

La búsqueda de alternativas a los automatismos puede aplicarse a cualquier ámbito de nuestra vida. Y si intuimos que existe la posibilidad de beneficiarnos de dicha alternativa, vale la pena apostar por ello. De ello trata la innovación.

Les propongo que experimenten con el siguiente ejercicio. Al compás de una música muevan paulatinamente el máximo de partes del cuerpo que puedan. Empiecen suave, para calentar y evitar lesiones, para ir incrementando la amplitud de los movimientos y su intensidad, hasta volver al estado de reposo. No piensen qué están haciendo, háganlo y concéntrese en las sensaciones que experimentan. Con la práctica podrán concentrarse en acompasar la respiración y en qué lugar ocupan sus pies en el espacio (fundamental para el dominio del equilibrio del cuerpo en movimiento). Apuesto a que este ejercicio físico les ayudará también a nivel mental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: