MARKETING PERSONAL

30 julio, 2011

 

Me llama la atención aquellas personas que se “saben vender” a sí mismas. Aquellas que de manera natural o de manera adquirida practican el marketing personal, creando su propia marca.

Seguro que conoce a algún “tejedor de humo”. Es decir, aquella persona sin unas cualidades especiales, tanto a nivel personal como profesional, pero que sabe crearse un “estar en el mundo” del cual sacar provecho en su  interacción con los demás. ¡Vaya, la versión contemporánea del sastre del traje invisible del emperador! ¿Da rabia verdad?  Pues no pierda el tiempo con esa emoción y aproveche la lección que este ejemplo le ofrece.

La imagen que proyectamos es la que determina nuestra interacción con los demás. Es importante ser conscientes de ello.

Usted que se caracteriza por la humildad, el esfuerzo, la competencia, etc, etc, ha de hacer el esfuerzo de saber comunicar todos esos valores a los que le rodean. Sus actos hablan por sí solos, cierto, y eso la gente lo percibe, cierto también,  pero como se suele decir, “la mujer del César no solo ha de ser virtuosa, sino parecerlo”.

Para ello ha de dar valor a lo hecho y a lo que hace. Ha de saber valorar sus habilidades, competencias y potencialidades. Construya una narrativa de sí mismo/a que le explique de manera positiva, sin “sentimiento de culpabilidad” quién es usted y cómo ha llegado al punto en el que se encuentra. Una narrativa que le ofrezca un sentido a su existencia personal y/o profesional; con la que poder desarrollarse en el presente y proyectarse al futuro. Disfrute con esa narrativa, ¡siéntala con orgullo, con alegría!  Eso es lo que llegará a los que le rodean. Es la manera de  no sucumbir al acto reflejo de agachar la cabeza o apartar la mirada ante alguien, y menos ante un “tejedor de humo”.

Es importante en un entorno laboral como el nuestro saberse crear la propia marca (avalada por los hechos). Ocupemos el lugar que ocupemos en el engranaje del sistema de producción. Propiciar la  percepción positiva de los demás hacia nosotros es una manera de desplegar el instinto de supervivencia. Y esa percepción de los demás hacia nosotros alimentará y consolidará nuestra narrativa vital que nos beneficiará en nuestra interacción con el mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: