ENCAJAR CRÍTICAS CON DEPORTIVIDAD

12 septiembre, 2011

La aceptación de la crítica es una de las habilidades sociales que se potencian y consolidan en el transcurso de un taller de teatro. El trabajo de los actores pasa por la mirada de un director que, entre otras cosas, les ayuda a ser conscientes de que aquello que ellos piensan que están haciendo no se corresponde con lo que realmente hacen. Una cosa es  la vivencia interna de un sentimiento, una emoción o la idea que se tiene de éstos y otra muy distinta su expresión correcta.

Esta habilidad resulta sumamente liberadora puesto que proporciona el ahorro de una buena dosis de sufrimiento psíquico y hasta puede que físico. Saber aceptar las críticas de los demás está relacionado con la vivencia interior de una autoestima equilibrada.

¿Cómo puede alguien conseguir aceptar la crítica? Al principio respirando hondo. No es broma. Y a poder ser de diafragma. Este tipo de respiración es un reductor natural del estrés.

El siguiente paso es el de llevar a nuestra mente la siguiente idea: la información que nos brinda la crítica es una oportunidad de mejora. Esta idea propicia una escucha activa. Con la práctica uno reconoce rápidamente cuánta razón hay en aquello que se nos critica. Es más, se aprende a separar aquello que se nos critica del modo en que se nos critica. Evitando sentimientos de culpabilidad, resentimiento y/o de autoestima dañada. Y si esto fuera poco, se acaba descubriendo al otro por aquello que nos critica. Es una fuente de conocimiento de todas, todas.

Saber aceptar las críticas requiere una actitud de humildad, en el sentido de asumir que se está rodeado de otros semejantes de los que aprender. Y que por más años que uno tenga o mayor cargo de responsabilidad que ocupe, siempre se puede mejorar con la ayuda de los demás.

Anuncios

Una respuesta to “ENCAJAR CRÍTICAS CON DEPORTIVIDAD”

  1. Tere said

    Por supuesto! Escuchar la critica, dar gracias e interiorizarla. Nos enriquece. Esto nace de una actitud abierta, de una humilde autoestima del que sabe que tiene muchas cosas buenas y otras buenas pero mejorables… y otras menos buenas. Eso es asi para todos/as.
    Lo contrario,la no aceptación de criticas constructivas no es lo propio de alguien medianamente maduro, que sabe aprender de todo, quedarse con lo bueno de todo, enriquecerse, en una palabra.
    Para dar gracias por la critica de manera natural y espontánea y despues saber interiorizarla hay que haberse parado a tomar cociencia de uno mismo, convencerse que puedo mejorar y si acepto la corrección creceré como persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: