LAS COMPETENCIAS PERSONALES

10 octubre, 2011

Hace poco leí en un artículo de sir Ken Robinson, experto en asuntos relacionados con la creatividad, la calidad de la enseñanza, la innovación y los recursos humanos, que de ahora en adelante las personas no solamente realizarán distintos trabajos a lo largo de su vida laboral sino que también realizarán distintos oficios.

Ya sea por imperativo de las circunstancias o por propia elección, para realizar distintos oficios es necesario, entre otras cosas, ser conscientes de las competencias adquiridas a lo largo de la vida. Tanto a nivel personal como profesional. Ocurre muchas veces que nos dedicamos laboralmente a una cosa pero desarrollamos otras actividades fuera del horario laboral. Estas actividades nos proporcionan conocimientos, contactos y una experiencia, susceptible de poderse convertir en una salida profesional de facto.

Recuerdo el caso de un informático de cincuenta y tantos años que lo despidieron al haber un ajuste de plantilla en su empresa. Pues bien, resulta que el hombre era un apasionado de los bonsái, tanto que decidió asesorarse y abrir una tienda en un local que tenía. Fui a comprarle uno y al no ver demasiada clientela le pregunté si la cosa era rentable. Me dijo que sí, que la mayor parte del volumen de su negocio provenía de la exportación a Portugal y Francia. Y me aseguró que no tenía ninguna intención de volver a hacer de informático.

Suele ocurrir que no somos conscientes de nuestro potencial y tendemos a menospreciar el alcance de lo que sabemos. Hacer un listado de las cosas que sabemos hacer, de lo que nos gusta hacer, junto con nuestras habilidades, nos puede ofrecer una idea precisa de las posibilidades que tenemos para encontrar un sitio en un mundo laboral cambiante. No solo para adaptarnos a esta circunstancia sino incluso para innovar y poder ofrecer un producto o servicio personal.

Por otra parte este conocimiento también nos será de gran ayuda a la hora de tener una entrevista de trabajo. Porque seremos capaces de argumentar nuestra capacidad de ejercer el trabajo que se nos ofrece y además de poder evolucionar en el futuro.

La mayoría de nosotros podemos ofrecer más de lo que nosotros mismos pensamos. Y ser conscientes de dichas posibilidades es una condición para ser competitivos, en el sentido de poder evolucionar y reinventarnos, en el futuro que ya es presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: