PROPICIAR MOMENTOS DE REALIZACIÓN PERSONAL

13 febrero, 2012

Uno de los grupos de teatro que he formado a lo largo de estos años estaba compuesto por mujeres; la mayoría de las cuales me decían que a parte de atraerles la idea de salir a escena, necesitaban tener un espacio y un tiempo que fuera exclusivamente para ellas. Se trataba de mujeres trabajadoras, estudiosas, todas ellas con pareja y en su mayoría madres de familia. Sabían que el tiempo dedicado a ellas era un bien escaso y por ese motivo habían decidido propiciar unas horas a la semana para poder tener una actividad que las enriqueciera y al mismo tiempo les permitiera romper con la rutina de las obligaciones diarias.

El taller de teatro les proporcionó lo que ansiaban. Les dio una oportunidad de aprender y relacionarse jugando con otras personas. Recuperaron las sensaciones y la capacidad de juego de la infancia para aplicarlo a una finalidad adulta. El uso de la imaginación les permitió, entre otras cosas, poder concentrarse en el “aquí y ahora” para la creación de situaciones ficticias pudiendo llevar a cabo una “purga” emocional y mental. La actividad del taller de teatro les proporcionó una experiencia vivencial donde el aprendizaje tenía el valor añadido de ir de la mano del hecho de pasar un buen rato. Y todo ello les permitía un distanciamiento positivo del resto de cosas que ocurriese en sus vidas. Entrar en la sala del taller, significaba, realmente, el dejar el día a día en la puerta y estar dispuesta a concentrarse al 100% en los distintos ejercicios  que se iban a proponer a lo largo de la sesión. Y si las tribulaciones no se podían dejar del todo en la puerta, se transformaban a lo largo de la sesión con la implicación en la actividad. Cabe decir que la experiencia del taller repercutía positivamente en el resto de facetas de su vida.

Este ejemplo que les expongo, tiene la intención de ilustrar la importancia de procurarse un tiempo y un espacio para uno mismo. Ya sé que no les cuento nada nuevo, pero es que es necesario encontrar ese espacio y ese tiempo. Por el bien de nuestra salud emocional, mental y física.

Creo que la clave es encontrar una actividad que nos absorba. Que nos haga perder la noción del tiempo mientras transcurre, mientras nos aporta experiencias positivas. Una actividad que nos descubre una parte de nosotros y nos proporciona sentido. Un sentido que nos dignifique y pueda servirnos de apoyo emocional en el devenir de nuestra existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: