ESTAR EN NUESTRO “ELEMENTO”

12 marzo, 2012

 

Leer sobre lo que sir Ken Robinson ha constatado acerca de la habilidad y creatividad humana supone un ejercicio de higiene mental muy necesario especialmente en tiempos de angustiosa incertidumbre económico-social como el actual. Y es que el señor Robinson nos anima a conectar con las inclinaciones individuales y talentos que todos y cada uno de nosotros tenemos. Con el objetivo no solo de aportar un sentido que contribuya positivamente a nuestro relato de vida, de sentirnos realizados, sino que además de experimentar una serie de vivencias que nos ayuden a adaptarnos a un entorno que cambia rápidamente con garantías de éxito.

Robinson utiliza el término “Elemento” para designar  el lugar en el que convergen las cosas que nos gusta hacer con las cosas que se nos dan especialmente bien.

Vale la pena pararse un momento, o los momentos que sean necesarios, para preguntarnos: ¿qué es lo que realmente me apasiona?, ¿qué es aquello que se me da especialmente bien?, ¿qué actividad me proporciona una sensación de plenitud, me hace sentir realmente bien conmigo mism@?, ¿qué actividad hace que la experiencia del tiempo se distorsione cuando la practico?… Puede que nuestros talentos naturales se encuentren adormecidos, reprimidos, ignorados… tras años de sistema educativo y cultura social homogeneizadora y castradora o por las circunstancias que nos ha tocado vivir… ¡Pero siguen ahí!

¡Hagámonos esas preguntas! ¡Juguemos este juego! Con honestidad, con una sonrisa, evitando sentimientos de culpabilidad. Cuando encuentren la respuesta (que cada uno se tome su tiempo) les invito a tenerla muy en cuenta. Y hacer todo lo posible por llevarla a la acción. En la medida que las circunstancias de cada uno se lo permita.

La experiencia que aporta el desarrollo de nuestro talento, de nuestro potencial, es una experiencia que nos transforma. Porque nos hace experimentar una serie de sentimientos, emociones que repercuten de manera creativa en la perspectiva que tenemos de la vida y en la manera como interactuamos con ella. Como consecuencia de todo ello, la gente que nos rodea, las entidades, empresas, comunidades, sociedades en las que nos encontramos también se benefician de ello.

Toda sociedad que quiera realmente el bien de sus ciudadanos debe tener en gran valor el propiciar el desarrollo de éstos. Dar las facilidades para que cada ciudadano pueda desarrollar aquel talento al que parece estar predispuesto.

Responsabilidad de cada uno de nosotros es el no dejarnos arrastrar por el devenir sin más y hacer el esfuerzo por recordar quiénes somos realmente y ponerlo en práctica para beneficio de todos. Nunca es tarde si la dicha es buena.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: