QUEJA CONSTRUCTIVA Vs CRÍTICA DESTRUCTIVA

30 abril, 2012

La relación de pareja, dentro del ámbito de las relaciones interpersonales, tiene un peso específico puesto que los lazos emocionales que unen a las personas son profundos. Este tipo de relación necesita ser cuidada con esmero día a día y conviene que sus miembros estén atentos a cualquier síntoma de deterioro para poder intervenir antes de que sea demasiado tarde.

Uno de los síntomas que indica el deterioro en una relación de pareja (o cualquier tipo de relación interpersonal con lazos emocionales profundos) es la existencia de críticas destructivas. Si éstas son constantes, entonces es probable que la relación esté en un punto de no retorno a no ser que se ponga mucha voluntad en reconstruirla.

Para empezar, una crítica destructiva se produce, normalmente, en el punto álgido de una discusión y como consecuencia del hecho de que la persona que la verbaliza siente que sus quejas no son escuchadas o/ni tenidas en consideración.

Lo que caracteriza a una crítica destructiva es que se trata de un ataque frontal contra el carácter del otro y no a sus actos. Por ejemplo: quedamos con nuestra pareja a una hora y ésta se retrasa. Nosotr@s enfadad@s en lugar de decirle con un tono firme pero no agresivo: “Estoy molest@ porque te has retrasado y siento que no has tenido en consideración el hecho de que para mí era muy importante llegar puntual.”,  le decimos agresivamente, con resentimiento: “Eres egoísta, has demostrado una vez más que no se puede confiar en ti… Está claro que no tienes remedio”. La diferencia es grande puesto que en el segundo caso quien es criticad@ recibe un impacto emocional corrosivo. Lo más probable es que se sienta avergonzad@, humillad@… y termine reaccionando a la defensiva, incrementando el conflicto.

Cuando este tipo de situaciones se repiten con frecuencia, cada una de éstas sienta las bases para la siguiente produciéndose una escalada de sufrimiento. Y las reacciones fisiológicas que se producen (aumento del ritmo cardíaco y secreción hormonal…) repercuten cada vez más profundamente en nuestro organismo.

Para evitar la frecuencia de este tipo de situaciones es necesario, primeramente, que exista respeto entre los miembros de la relación. Seguidamente puede resultar muy práctico establecer un procedimiento de comunicación con diferentes puntos entre los cuales pueden estar los siguientes:

–         Atajar la discusión a tiempo y tranquilizarnos. Tomarse un tiempo muerto (de unos 20 minutos para dar tiempo a que el organismo vuelva a su estado hormonal de equilibrio) y salir a dar una vuelta, hacer estiramiento muscular, una relajación…

–         Combatir los pensamientos automáticos negativos que nos puedan asaltar sobre nuestra pareja, haciendo el esfuerzo de buscar argumentos o perspectivas que permitan cuestionarlos.

–         Intentar extraer los aspectos relevantes de lo dicho por el otro, obviando los aspectos negativos (cómo lo dice…) Esto permite comunicarle al otro, sin violencia, que estamos de acuerdo con lo esencial y no con la manera en que lo dice.

–         Saber aceptar los propios errores y saber pedir disculpas.

En una relación de pareja sana (recordemos que puede ser aplicado a cualquier relación interpersonal de lazos profundos), los miembros se sienten libres como para formular abiertamente quejas.

Haim Ginott, uno de los primeros estudiosos de la comunicación eficaz, propone un modelo para expresar una queja correctamente, es decir, evitando el desembocar en un ataque personal. Se trata del modelo “X,Y,Z” y tiene la siguiente forma: “Cuando dices X me haces sentir Y. Me habría gustado Z”.

Saber dominar nuestro pensamiento y saber verbalizar nuestros sentimientos ante una situación conflictiva es una competencia emocional clave para la salud de nuestra relación de pareja. Es importante incorporar en nuestro repertorio emocional una manera constructiva de reaccionar en momentos “candentes”. Por ello es necesario que practiquemos en momentos menos “candentes” y de esta manera afianzar nuestra memoria y automatizar este tipo de reacciones constructivas.

Anuncios

Una respuesta to “QUEJA CONSTRUCTIVA Vs CRÍTICA DESTRUCTIVA”

  1. Stéphane Auguin said

    Estimado, me gustó su artículo, siga así.

    Le recomiendo sin embargo no escribir con @s; no es necesario y francamente molesta a la vista. La RAE tb está conmigo en esto, por si acaso. Las mujeres no debieran enojarse tampoco, se entiende que cuando uno habla en masculino es genérico.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: