POSPONER LA GRATIFICACIÓN NOS HACE MEJORES

21 mayo, 2012

Existe un experimento realizado en los años 60 por Walter Misehel (Universidad de Stanford) con el nombre de “test de las golosinas”. Este experimento puso a prueba la capacidad de resistir un impulso (fundamento del autocontrol emocional) en niños de cuatro años de edad.

Misehel dijo a un grupo de niños reunidos en una habitación que tenía que ausentarse durante veinte minutos. Les invitó a que comieran, mientras tanto, una golosina que había para cada uno de ellos encima de una mesa. Y añadió que si esperaban a que regresara, sin comer la golosina, les premiaría con dos. ¡Todo un reto para un crío de cuatro años!

No todos consiguieron vencer el impulso, está claro. Los que lo consiguieron, utilizaron diferentes estrategias para no sucumbir a la tentación. Entre ellas: taparse los ojos, mirar al suelo, hablar consigo mismos, cantar, incluso dormir…

Doce años más tarde Misehel hizo el seguimiento de este grupo. ¿Qué encontró? Que aquellos niños que habían sido capaces de demorar la gratificación de la golosina se diferenciaban a nivel emocional y social de manera significativa respecto de aquellos que no habían sido capaces. Se trataba de adolescentes que les costaba desmoralizarse ante situaciones tensas. Que no se desconcertaban o sabían qué responder cuando se les presionaba. Eran adolescentes responsables que no rehuían del riesgo, que confiaban en sí mismos y en los que confiaban sus compañeros y seguían siendo capaces de demorar la gratificación en la consecución de objetivos.

El hecho de ser capaces de demorar una gratificación es lo que permite a una persona poder acabar aquello que ha empezado. De seguir adelante ante los obstáculos. Puesto que éstos son vividos como una oportunidad de aprendizaje. Llevar a cabo una dieta, unos estudios, un proyecto empresarial… requiere de ese saber demorar la gratificación inmediata para conseguir el objetivo. Tener una perspectiva a medio y largo plazo.

Ahora que sabemos que la visión cortoplacista  del mundo financiero nos ha llevado a una situación crítica a nivel mundial,  cabe preguntarse si aquellos que son responsables de lo que está pasando forman parte del grupo de niños que no fueron capaces de demorar la gratificación y engulleron la golosina así que tuvieron oportunidad.

Anuncios

Una respuesta to “POSPONER LA GRATIFICACIÓN NOS HACE MEJORES”

  1. Xavier said

    No deja de sorprender que hoy más que nunca este experimento esté vigente.
    Quizás no hace falta ir tan deprisa socialmente pues no se permite asumir los resultados y gestionarlos de forma adecuada
    Felicidades por la aportación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: