RETOS ASEQUIBLES PARA POTENCIAR UNA ACTITUD PROACTIVA

23 julio, 2012

 

 

“Proactividad” es un concepto que está muy de moda. El recientemente fallecido Stephen Covey lo sitúa, en su popular libro: Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, como el primero y fundamental de todos ellos.

“Proactividad” va más allá del hecho de tener iniciativa. Este concepto hace referencia, y esto es lo realmente importante, a la responsabilidad que tenemos para con nuestra vida. Una responsabilidad que se ejerce a partir de las decisiones que tomamos ante las circunstancias. Esas decisiones conscientes, basadas en un sistema de valores, son las que realmente conforman el carácter. Y es muy importante saber hasta qué punto recogeremos unos frutos u otros, nos posibilitamos un tipo de vida u otro, según actuemos.

Esto que acaba de exponer tiene muchas implicaciones. Aquí quiero centrarme en una de ellas. Es decir, en cómo podemos potenciar la proactividad en nuestro día a día de una manera asequible.

Que sea asequible no quiere decir que no implique esfuerzo. Porque siempre es más fácil, aunque más contraproducente, el “dejarse llevar” por las circunstancias, que el “tomar las riendas” de éstas y explorar nuevos caminos más beneficiosos.

Para ello les pondré un ejemplo personal.  Recientemente estoy asistiendo a un club de oratoria que forma parte de la red internacional de clubes Toastmasters. Estoy en proceso de admisión. Una de las partes de cada sesión está dedicada a la improvisación de un pequeño discurso, de tres minutos como mucho, a partir de la exposición de una situación dada. Por ejemplo: “Imagínate que vas a una playa nudista y te encuentras con tu jefa. Por cierto, los dos estáis desnudos”. Esta parte es voluntaria para los miembros del club. En el caso que no salgan las tres personas voluntarias que se necesitan por sesión, cosa que suele ocurrir, se escogen a dedo. Los que aún no somos miembros podemos respirar tranquilos.

Pero a la tercera sesión que asistí decidí que saldría voluntario a la siguiente. Con un objetivo concreto: pasármelo bien, tomármelo como un juego. Durante la semana me mentalicé, me visualicé e interioricé el objetivo. Sabía que pasar por ello me iba a dar autoconfianza y que de cara al resto de socios demostraría que mi compromiso para con el club va en serio. Salí, me propusieron la situación que antes les he comentado y conseguí divertirme articulando un discurso entretenido e imaginativo en menos de tres minutos. ¡Aplausos y rostros sonrientes y a sentarme con la moral bien alta!

Esta experiencia fue fruto de una decisión. De un reto personal asequible que sabía que me sería muy positivo el solo hecho de intentarlo. Ahora tengo unas ganas inmensas de ser aceptado y poder dar mi primer discurso de presentación.

Podía no haber salido. Tenía, en este caso, todo el derecho para no hacerlo. ¿Pero estaría con la sensación interna que tengo ahora? No. Además  esta experiencia me sirvió para que, al día siguiente,  propiciar que la rutina de mi trabajo fuera menos rutina, etc… Di un pequeño paso que puede propiciar una “proacción en cadena”.  Y en ello estamos.

Seguro que todos ustedes tienen la posibilidad, en un grado u otro, de ejercer la proactividad. ¡Les animo a que aprovechen la oportunidad!

 

P.D.: Me reencontraré con todos ustedes dentro de cuatro semanas tras las vacaciones. Saludos y hasta la vuelta.

Anuncios

4 comentarios to “RETOS ASEQUIBLES PARA POTENCIAR UNA ACTITUD PROACTIVA”

  1. Josep said

    Si no recuerdo mal este club internacional “Toastmasters” es obligatorio participar en sesiones en lengua inglesa.

  2. Josep said

    Dice Vd.:
    “Recientemente estoy asistiendo a un club de oratoria que forma parte de la red internacional de clubes Toastmasters. Estoy en proceso de admisión.”
    Considero muy importante esa actividad. Cuantas personas tienen cosas que decir y no pueden hacerlo simplemente porque tienen miedo a expresarse. Son como ollas a presión que ven frustado su empuje. Son introvertidos. Alguien tendría que ayudarles, exagerando un poco, diré, que expresarse bien es tan importante como el “banco de alimentos”. Le animaría, si tiene Vd. tiempo y una vez experimentado en el club “Toastmasters”, a organizar sesiones práticas de oratoria.
    ¡Valdría la pena!
    Leer en google -Coordinación sin liderazgos-
    Josep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: