BUSCAR POSIBLES ALTERNATIVAS

3 septiembre, 2012

 

 

¡Hola a todos! Después de un largo período de vacaciones regreso motivado a mis actividades profesionales. Las causas son varias. Una de ellas: ustedes. Otra: ¡mi decisión de no utilizar el metro o suburbano para desplazarme diariamente a la productora donde trabajo de guionista! ¡Ahora viajo en autobús y en patinete!

¿Por qué les cuento esto? Porque representa un cambio significativo en mi día a día. Es una decisión que afecta la percepción y la vivencia emocional  que tengo de la realidad que me envuelve y de mí mismo.

Viajar bajo tierra en metro me quita energía, me desmotiva, me entristece. Compartir un metro cuadrado con varias personas, ver rostros serios y miradas perdidas… no es agradable. Si a eso le añadimos que lo único que ves por la ventada es oscuridad o la parada de turno… Puede llegar a ser insoportable. Personalmente me refugiaba en la lectura, en rememorar vivencias reconfortantes o en construir escenas mentales que me proporcionaran un estado de ánimo positivo. Me esforzaba por no sucumbir al ambiente exterior.

Pocos días antes de finalizar mis vacaciones me di cuenta que me entristecía y me incomodaba el pensar que tendría que viajar en metro a diario. Así se lo comuniqué a mi esposa. Entonces ella consultó la página web de Transportes Metropolitanos de Barcelona. Había diferentes posibilidades: coger dos autobuses o, para evitar esperar durante el trasbordo, coger uno y continuar en bicicleta. Pero el piso donde vivimos es un cuarto sin ascensor y no sobra el espacio… Así que mi esposa me planteó  una pregunta que comenzaba con el “Y si… mágico stanislavskiano”: ¿Y si vas en patinete? Me lo imaginé… ¡y una sonrisa se dibujó en mi estado de ánimo! ¡Lo que sea por no ir bajo tierra!, contesté.

¿Qué he mejorado respecto a mi situación anterior?

– Ver la luz. En todo momento mientras me dirijo a mi destino.

– Contemplar el fluir de la vida en determinadas calles de la ciudad durante el recorrido. ¡Se acabó el contemplar la oscuridad tras una ventana!

– Me divierto patinando y hago ejercicio.

– Mi humor, al entrar por la puerta de la oficina ha mejorado. ¡Entro con las pilas cargadas!

El hecho de tomar esta decisión, me ha proporcionado una dosis de autoestima. Me he demostrado que si uno quiere mejorar sus condiciones, en el terreno que sea, encuentra la posibilidad de mejorarlas. En el grado que sea. Esto me motiva para tratar otras cuestiones de mi vida que merecen la pena ser mejoradas. Analizar la situación y utilizar el “¿y si…mágico?” para poner en marcha la creatividad y encontrar alternativas.

También he tomado conciencia, una vez más, de lo útil que es expresar a la gente que te rodea, sobretodo a los que te quieren, aquello que te inquieta. Puede que tengan la solución.

Los días de lluvia haré trasbordo de autobuses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: