¿PARA QUÉ ENSAYAR UN DISCURSO?

22 octubre, 2012

 

“Dedico mucho tiempo a preparar mis improvisaciones” Wiston Churchill

En el ámbito del teatro, el proceso de ensayos sirve para que los actores puedan encarnar a un personaje de manera verosímil ante el público. Sirve, en el mejor de los casos, para que el público solo contemple a un personaje en acción en lugar del actor.

Un personaje es un conjunto de réplicas escritas por un autor. En ese texto el actor, con la ayuda del director de escena, descubre cuál es la ética del personaje, cuál es la relación que tiene con el resto de personajes y con qué intención hace lo que hace y dice lo que dice. El proceso de ensayos pretende ayudar al actor a encarnar ese texto. Pretende que su biología entera dé forma, dé vida escénica a ese texto. Y eso se consigue a base de repetir, repetir y repetir escena tras escena.

Me parece importante subrayar el término encarnar.  Porque con este término, en el mundo del arte dramático, nos referimos al hecho de que la inteligencia, la emocionalidad y el físico del actor trabajan para expresar al unísono el análisis hecho del personaje escrito en el papel. Y esto será lo que otorgue veracidad a la actuación del actor ante el público. Será lo que haga conectar a la audiencia con el personaje que está mostrando sobre el escenario. Será lo que permita al público emocionarse de manera efectiva.

A un orador también le conviene ensayar. Necesita que su discurso sea pronunciado de tal manera que nazca de su inteligencia, su emocionalidad y el uso de su físico a la vez. Sino carecerá de veracidad.

Para conseguirlo intervienen diferentes etapas. La primera de ellas es a la hora de escribir el discurso. Debemos estructurarlo de tal manera que sirva para transmitir con claridad al público aquello que queremos transmitir, así como si queremos conseguir determinado efecto sobre la audiencia.

Una vez tengamos el discurso escrito. Debemos tener claro cuál se su recorrido (las ideas que contiene) y cuáles son sus frases clave. A partir de aquí deberemos ensayar y decir en voz alta el discurso. A base de repetirlo, lo iremos reescribiendo. Porque una cosa es el lenguaje escrito que suele ser más literario y rebuscado y otro el lenguaje hablado que es más directo. Esto es importante tenerlo presente porque de ninguna manera debemos aprendernos de memoria el primer texto que hayamos escrito. De hecho no debemos aprendernos de memoria ninguno para poder darle organicidad, vitalidad conforme ensayamos. Eso no quita que a base de repetir y repetir nos lo sepamos de memoria, pero si por ejemplo el día del discurso nos saltamos una frase, como sabemos lo que queremos decir, no tendremos inconveniente en encontrar la oportunidad de colocarla en otra parte o simplemente de substituirla por otra.

Este proceso hará que nos apropiemos de nuestro discurso. Nos ayudará a introducir recursos retóricos, dramáticos, etc., que no habíamos contemplado en un principio. Nos ayudará a desarrollar una gestualidad más conectada con aquello que sentimos cuando decimos lo que decimos. Y de esta manera podremos hacer que nuestra audiencia empatice con nosotros y nuestro discurso.

Anuncios

Una respuesta to “¿PARA QUÉ ENSAYAR UN DISCURSO?”

  1. Bato Rouge Zamora said

    Me gusta oír que para hacer un discurso hay que reescribir el texto, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: