EL USO DEL CUERPO EN ESCENA

29 octubre, 2012

 

 

La herramienta fundamental con la que cuenta un actor para hacer su trabajo es su cuerpo (incluida la voz). Los buenos actores son conscientes del hecho de que mientras están  en escena, con el uso que hacen de su cuerpo, están transmitiendo información, están significando cosas para el público.

La regla más elemental que todo actor debe tener presente es que su cuerpo en escena no puede estar relajado, ni tan solo cuando finge estar muerto.

Un ex profesor y amigo mío del Institut del Teatre de Barcelona me dijo que el secreto de un cuerpo vivo en escena está en que, ese cuerpo, experimente cierta incomodidad, cierto esfuerzo por mantener la postura que está ejecutando o manteniendo… sin que se note esa incomodidad o esfuerzo, por supuesto. ¡Muchos son los actores que temen tener que estar sentados en un cómodo sofá durante una escena!

El cuerpo en escena ha de tener un grado de tensión en todo momento, tiene que estar predispuesto para la acción y así poder reaccionar de manera rápida y precisa. Es esta tensión muscular lo que contribuye de manera sensible a la tan ansiada “presencia escénica” por parte de los actores.

A la hora de dar un discurso, el orador también ha de ser consciente de la importancia de la “presencia escénica” para captar la atención de la audiencia. Por este motivo les propongo el siguiente recurso que les ayudará a conseguirla y que tiene que ver con la posición del cuerpo:

–         Plantas y dedos de los pies extendidos. Debemos conseguir tener el máximo de superficie de nuestros pies en contacto con el suelo.

–    Piernas separadas de tal manera que la distancia entre los pies sea la misma que la de nuestras caderas.

–         Columna vertebral erguida. A esto contribuye el reforzamiento de las abdominales. Ayuda el ser conscientes que la fuerza de la gravedad ejerce sobre nuestros cuerpos un efecto constante y que por ello es fácil acabar adoptando una posición en la que “nos sentemos sobre nuestras barrigas” en lugar de tener las abdominales estiradas.

–         Hombros rectos. Esto ayuda a la apertura del pecho.

–         Mirada al frente, con la barbilla (mandíbula inferior) paralela al suelo.

A partir de la adopción de esta postura, los actores aprenden a andar por el espacio, a cambiar de dirección..,  Al igual que a los bailarines se les enseña a tener consciencia de sus pies, de sus caderas como origen de sus movimientos,… Con la práctica se elimina la rigidez que proviene del hecho de estar pensando en todo lo que hay que tener en cuenta… para pasar a una fluidez inconsciente del buen uso del cuerpo. Practíquelo usted con paciencia porque vale la pena que lo incorpore a su vida diaria.

El buen uso del cuerpo proporciona una sensación de seguridad y bienestar por parte de quien lo ejecuta. Y aquellos que lo contemplan perciben belleza y los predispone a empatizar con la persona que observan.

 

 

 

Anuncios

4 comentarios to “EL USO DEL CUERPO EN ESCENA”

  1. antonio said

    Excelente!! Oscar, abusando de tu disposición a enseñarnos tus conocimientos, quiero pedirte un post de sobre como mostrar seguridad al expresarme. Hay veces que mi postura corporal me delata cuando estoy hablando con una chica, en una entrevista, etc. Abrazos!!

  2. Óscar, recuerdo que cuando daba clases de teatro, un ejercicio que hacíamos era andar por la sala al ritmo de un tambor. Ahora entiendo el porqué. ¿Recomiendas algún tipo de ejercicio para potenciar el uso del cuerpo en escena? Gracias.

    • ¡Hola Antonio! Entiendo que tu deseo de “potenciar el uso del cuerpo en escena” significa tener mayor “presencia escénica”. En ese caso te recomiendo que aproveches cualquier ocasión para practicar (la postura y marera de moverse antes descrita), que es lo que hacen los actores. En la calle mientras andan, cuando se sientan, de pie en el autobús,… En todo momento hay que estar conectado conscientemente con el cuerpo, con la respiración, con las sensaciones que experimentas mientras realizas estas acciones (tu estado de ánimo, qué imágenes te vienen a la cabeza…) Practicando, practicando y practicando acaba convirtiéndose en un hábito inconsciente, convirtiéndose en algo fluido. Y la vivencia de la interacción con el mundo queda modificada. ¡Ánimos!

  3. Es impresionante cómo la postura incide sobre el estado de ánimo. Hace años comprendí la importancia de la postura erguida y la diferencia en la sensación de autoconfianza es evidente.

    Interesante post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: