CÓMO MINIMIZAR EL MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO

12 noviembre, 2012

 

A través de la lectura de El elemento de sir Ken Robinson, llegué a la lectura del libro superventas de Susan Jeffers titulado: Aunque tenga miedo hágalo igual. La autora de este libro comparte con los lectores la experiencia de haber reeducado su propia mente con el objetivo de fortalecer su  inconsciente y liberarse de aquellos miedos que le impedían llevar una vida más creativa, alegre y satisfactoria. Me ha llamado la atención que la introducción del libro empieza con la pregunta: “¿Qué es para usted el miedo a…?” Y de entre todos los miedos posibles el primero de la lista es: “… a hablar en público”. El libro no trata este tema en concreto. Trata del miedo  en general que lastra nuestra actitud ante la experiencia del vivir.

Ser capaces de hablar en público y hacerlo de tal manera que podamos comunicar a los demás nuestras ideas de manera clara y concisa es una habilidad que proporciona muchas satisfacciones a distintos niveles. Personal, laboral, social… Por este motivo es conveniente desterrar de nuestra mente esa vocecita que nos susurra de manera implacable que nosotros no somos capaces de… o que no podemos hacer nada para cambiar… Para combatir el miedo a hablar en público les propongo una serie de acciones a llevar a cabo que les resultarán muy beneficiosas.

Estas acciones requieren de su participación activa. Implican esfuerzo y constancia. La buena noticia, a parte del beneficio que obtendrán, es que este esfuerzo es gratificante. Les aseguro que su autoestima se incrementará.

¿Qué se puede hacer para combatir el miedo a hablar en público? Seguro que lo han adivinado: practicar. Mejor dicho: practicar, practicar y practicar. Si usted practica, hará que la situación de tener que exponerse ante los demás deje de ser una cosa extraordinaria. Conseguirá reducir la carga de estrés que supone para su mente. ¿Dónde puede practicar? En un club Toastmasters. Usted aprenderá haciendo discursos en un ambiente de compañerismo positivo y motivador. Con un programa concienzudamente estructurado, usted irá mejorando paso a paso tanto en la redacción de sus discursos como en su presentación escénica. Le animo a que se haga miembro del club Toastmasters más cercano.

Otra manera de practicar es aprovechando cualquier ocasión que se le presente. Desde un brindis en familia, a explicar una anécdota a los compañeros de trabajo, a colaborar con una ponencia en un congreso…

Hacer un taller de interpretación o pasar por la experiencia de un grupo de teatro también es una muy buena propuesta para minimizar el miedo a hablar en público.

Otro factor que ayuda a minimizar el miedo es llevar su intervención preparada. Ensayar es importante, como ya he dicho en otras ocasiones.

Actuar con confianza. Como si ya la poseyera. El gran psicólogo William James afirma que sentimiento y acción están estrechamente ligados. Por este motivo si nos proponemos actuar conscientemente con confianza, llegaremos a contagiar a nuestro inconsciente de esta confianza y experimentaremos un sentimiento afín que repercutirá de nuevo en nuestra actitud.

Debo decirles que por más práctica que tengan, es probable que no dejen de sentir algún grado de estrés momentos antes de salir a escena. Es lo que tiene ser un humano. En esos momentos funciona respirar profunda y pausadamente mientras se dice a sí mismo mensajes positivos de apoyo como: “¡estoy capacitado para afrontar este reto!”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: