EL USO DEL LENGUAJE

10 diciembre, 2012

JAUME PLENSA

 

 

El uso que hacemos del lenguaje no es ni “neutro” ni “inocente”; de ello han dado cuenta largamente los filósofos del lenguaje. Cuando nos comunicamos en nuestro día a día, lo hacemos con alguna intención. Por lo tanto nos conviene que nos paremos a pensar en un par de cuestiones cuando nos dispongamos a preparar un acto comunicativo:

–         ¿qué queremos conseguir diciendo lo que nos disponemos a decir?

–         ¿cómo lo diremos para conseguir aquello que queremos conseguir?

La primera cuestión se refiere al objetivo general y al específico de nuestra comunicación. El objetivo general puede ser el de informar, motivar, inspirar, persuadir, entretener… El objetivo específico se refiere a qué quiero que haga aquella persona o aquellas personas que me escuchen una vez finalizada mi comunicación. Esto conviene escribirlo en una sola frase, clara y concisa, que contenga un verbo en activo. Por ejemplo: “Subir por las escaleras en lugar de usar el ascensor durante una semana”.

La respuesta a la segunda cuestión tiene que tener en cuenta diferentes factores. El primero de ellos es: ¿a quién nos dirigimos? No es lo mismo dirigirnos a un amigo íntimo, a una junta directiva o a un grupo de adolescentes… La formalidad del lenguaje, el marco de referencia, los ejemplos utilizados,… no serán los mismos.

El segundo factor tiene que ver con la estructura de nuestro acto comunicativo. Una estructura que ha tenido éxito desde el tiempo de la Antigua Grecia se compone de: Inicio – Nudo – Desenlace. En el inicio planteamos la cuestión, en el nudo desarrollamos la cuestión y en el desenlace recapitulamos la cuestión. Esta estructura está pensada para que quede grabado nuestro mensaje en la memoria de quien nos escucha.

El tercer factor tiene que ver con nuestra expresión no verbal. Si lo que decimos lo decimos teñido de prepotencia, violencia, sarcasmo, etc… Lo más probable es que nuestra audiencia se posicione en nuestra contra. Por más que tengamos razón en el contenido de fondo. Es poco inteligente ponerse la audiencia en contra pudiendo expresar lo mismo de manera asertiva (defendiendo lo nuestro respetando a los demás.)

Por otra parte, debemos tener muy presente que los estados anímicos se contagian. Por eso lo mejor que nos puede pasar es estar convencidos de aquello que queremos transmitir al otro. Porque de ese modo seremos capaces de transmitir seguridad y entusiasmo. Dos variables indispensables para el éxito en la recepción de aquello que queremos comunicar.

El uso del lenguaje no es “neutro”. Nos abre y cierra posibilidades futuras, con los otros, con el mundo… Cada vez que decimos algo, cada vez que callamos algo, estamos actuando. Tengámoslo en cuenta para construir nuestras relaciones, el relato de nuestra vida.

Anuncios

Una respuesta to “EL USO DEL LENGUAJE”

  1. antonio said

    Gracias por tu artículo, es muy motivador. Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: