DE LA RETROALIMENTACIÓN

17 diciembre, 2012

110

Los seres humanos somos seres lingüísticos. Mediante el lenguaje nos interpretamos a nosotros mismos, la realidad que nos rodea y entablamos conversaciones con otras personas.

Las conversaciones que establecemos, y las que no, determinan la construcción de la relación con nuestro interlocutor. Todos nosotros tenemos gente a la que le contamos unas cosas y a otras no. Y por este motivo tenemos distintos tipos de relaciones de amistad.

Dentro de las conversaciones existen una serie de actos comunicativos que determinan la calidad de la relación que establecemos con el otro. Uno de ellos es la retroalimentación o feed-back. Por retroalimentación se entiende el conjunto de reacciones o respuestas que manifiesta un receptor respecto a la actuación del emisor, lo que es tenido en cuenta por este último para cambiar o modificar su mensaje. Este conjunto de respuestas pueden ser verbales y no verbales. Observando este tipo de respuestas sabemos cuando, en el contexto de una conversación, estamos interesando a una persona, cuándo la estamos aburriendo o cuando le resultamos indiferente.

Así pues nuestra retroalimentación modifica el presente y el futuro de nuestra relación con el otro. Esto debemos tenerlo muy presente cuando interactuamos con los demás y sobretodo si no queremos ver degradada la relación con gente realmente importante en nuestra vida.

La retroalimentación es un puente de comunicación. Tanto en su expresión verbal como no verbal. Si estamos contando una cosa a otra persona y observamos que nos mira atentamente, que su expresión facial va cambiando según el relato, que hace preguntas que tienen que ver con lo que explicamos, etc… Esa persona nos hace sentir confortables y nos anima a continuar explicándole cosas. A seguir construyendo nuestra relación con ella. Porque nos está transmitiendo que le importamos. Lo percibe nuestro consciente y queda registrado en nuestro inconsciente.

En el día a día, en los pequeños detalles es donde la retroalimentación tiene un papel fundamental en el mantenimiento presente y construcción futura de la relación con la gente con la que convivimos. Si nuestra pareja hace un comentario y no decimos nada (ni a nivel verbal ni no verbal), no hacemos acuse de recibo y por lo tanto es una oportunidad perdida de establecer un puente de comunicación. Pequeño, sí pero la suma de pequeños puentes une grandes distancias.

Según la cantidad y la calidad de la retroalimentación que proporcionamos a los demás establecemos un tipo de relación u otra. Y valoramos a los demás, entre otras cosas, por esta capacidad.

Anuncios

Una respuesta to “DE LA RETROALIMENTACIÓN”

  1. CRISTINA said

    Me ha encantado el símil de los puentes… genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: