NUESTRA VOZ Y LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS

24 diciembre, 2012

Nuestra voz juega un papel importante en la calidad de la relación que establecemos con los demás. Porque nuestra voz sugiere ideas acerca de nosotros a la gente que nos escucha. ¿Cómo lo hace?

El punto principal es que nuestra voz transmite nuestro estado de ánimo. Cuando estamos alegres nuestra voz suele proyectarse de manera potente y está teñida de entusiasmo. Cuando algo nos angustia o estamos tristes la proyección de nuestra voz disminuye y se tiñe de sufrimiento o apatía. Y así ocurre con todos nuestros estados anímicos…

Pienso que es muy importante tener presente que proporcionamos esta información no verbal a los demás. Porque ese estado anímico que transmitimos puede ser lo que determine que nos escojan en un proceso de selección para un puesto de trabajo. Ante la situación de tener que escoger entre un grupo de candidatos con un currículum vitae parecido tendrá más oportunidades aquel candidato que haya logrado empatizar mejor con las personas a cargo del proceso de selección. Por lo tanto si estamos tristes por lo que sea y deseamos trabajar dinamizando actividades para los pasajeros de una empresa de cruceros, será mejor que seamos conscientes de ello y hagamos el esfuerzo de hacer como si estuviéramos muy felices de tener esa entrevista.

Existen diversos factores de la voz que influyen en la seducción de los oyentes. Uno de ellos es la tesitura. Una voz grave y bien asentada es más atractiva que una voz chillona y oscilante. Este fue uno de los motivos por los que Hillary Clinton perdió las primarias del partido demócrata ante Barack Obama.

Otro factor de seducción es la seguridad que se transmite al decir aquello que se dice. La seducción máxima se produce cuando las cosas se dicen con el convencimiento y la rotundidad que proporciona el conocimiento profundo de un tema sin resultar agresivo y mucho menos prepotente. Normalmente este factor de seducción viene teñido de una especie de calma que se transmite mediante una velocidad del habla normal, un tono alto de voz y una proyección clara de las palabras.

Un tercer factor de seducción es el juego de entonación que efectuamos al hablar. Una sonoridad monótona aburre. Ayuda a que nuestros interlocutores desconecten y no escuchen aquello que estamos diciendo. La monotonía sonora dificulta el mantener la atención de nuestros oyentes. Y si a eso le añadimos un volumen bajo “apaga y vámonos”.

Aquello que decimos es importante para construir nuestras relaciones con los demás. La misma importancia tiene el cómo lo decimos. Los elementos no verbales de nuestra comunicación, como la calidad del uso de nuestra voz es algo que merece la pena tener muy en cuenta si queremos obtener el mayor provecho en nuestra interacción con los demás.

Anuncios

Una respuesta to “NUESTRA VOZ Y LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS”

  1. Óscar, no paras de superarte. gracias de nuevo por el post. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: