¿CÓMO NOS PODEMOS HACER ENTENDER?

7 enero, 2013

 

Comunicar algo a alguien o a un grupo de personas puede parecernos una tarea sencilla. Nosotros decimos algo y los demás lo entienden… Pero para llegar a eso hay que tener en cuenta diferentes factores.

Sin ánimo de agotar la enumeración de esos factores voy a referirme a tres de ellos.

Es muy aconsejable tener muy claro qué queremos decir. Qué idea queremos transmitir. A partir de ahí debemos tener presente que la claridad y la brevedad son dos variables que juegan a favor que el mensaje sea entendido. Y una estructura de nuestro discurso, compuesta de inicio (introducimos la idea), nudo (desarrollamos nuestra idea) y desenlace (resumimos nuestra idea) nos será de gran ayuda.

Tendremos muy presente, ¿A quién nos dirigimos? No es lo mismo dirigirse a una persona con un nivel cultural alto a otra que no. No es lo mismo dirigirnos a un niño o a un adolescente que a un adulto. A una persona con sentido del humor a otra que no, etc,… Las características del receptor de nuestro mensaje,  determinan la manera, el cómo diremos aquello que tenemos que comunicar. Así pues, adaptaremos nuestro lenguaje (más o menos técnico, más o menos culto, más o menos familiar…)

Beneficiará la comunicación con los demás el ser concretos en nuestro uso del lenguaje, de las palabras. Frases cortas o frases que transmitan una sola idea facilitan mejor la comunicación que frases largas,  subordinadas, que transmitan más de una idea a la vez… Por ejemplo es más fácil de entender: “El agua de mar ocupa las tres cuartas partes de la superficie terrestre”, que “El agua de mar, compuesta de sales minerales, entre las que predomina el cloruro sódico, en un 3.5% de media, aunque podemos encontrar casos como el mar muerto en que esta concentración se eleva…”

Por otra parte tener una buena provisión de verbos, adjetivos, adverbios, etc,… nos permite poder definir con exactitud aquello que queremos decir.

Filósofos y neurocientíficos nos advierten que el cerebro humano piensa en imágenes. La cultura popular lo deja claro en el dicho: una imagen vale más que mil palabras. Existen mecanismos retóricos como las metáforas, las comparaciones, etc que permiten potenciar el aspecto visual de un mensaje y de los que nos podemos beneficiar.

Por último, es muy positivo asegurarnos que nuestro receptor haya entendido aquello que hemos intentado transmitir. Sucede en numerosas ocasiones que preguntamos: ¿me he explicado?, ¿entiendes lo que quiero decir?, la otra persona responde que sí y asumimos que nuestra comunicación ha sido un éxito. Pero en realidad no ha sido así. Y no es porque la otra persona nos haya mentido, sino porque lo que ha hecho es traducirse a sí misma, según sus conocimientos, prejuicios, esquemas mentales,… aquello que le hemos dicho. Por lo tanto conviene hacerle verbalizar qué ha entendido de lo que le acabamos de decir.

Muchos son los factores que posibilitan una buena comunicación. Aquí me he referido a la claridad de la idea a transmitir y del modo de hacerlo, a tener en cuenta el tipo de interlocutor y a la recapitulación para asegurarnos que nuestro mensaje haya sido entendido. Poniendo  esmero en estos tres factores tenemos la posibilidad de establecer una fluida con los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: