LAS OPORTUNIDADES QUE LA AMABILIDAD GENERA

25 marzo, 2013

EL PODER DE LA AMABILIDAD

 

Creo firmemente en el poder que tiene una sonrisa sincera para abrirnos puertas. Creo firmemente que las personas que con su actitud y comportamiento son capaces de facilitar las cosas a los demás, hacerlos sentir bien y de distender las situaciones son un activo de gran valor en nuestro círculo de amistades, nuestro entorno laboral y nuestra sociedad.

Puede que alguno de ustedes piense: “la situación de crisis actual no me da para sonreír” o “mis compañeros de trabajo no se merecen ni que les dé los buenos días”. Sinceramente creo que ese posicionamiento, aunque lo entiendo, no es la mejor elección que se pueda hacer.

Piénsenlo por un momento, ¿qué efecto nos causan aquellas personas que nos proporcionan una sonrisa sincera, un trato afable o nos dirigen la palabra con amabilidad? ¿Acaso no nos sentimos gratificados?, ¿no nos predispone favorablemente hacia ellas? Es muy probable. ¿Por qué? Por que esas personas lo que hacen es reconocernos. Nos proporcionan la importancia que creemos que tenemos como individuos. Nos respetan.  Nos proporcionan una dosis de amor. Y si hay algo que realmente nos conmueva de manera profunda, en tanto seres humanos que somos, es el amor en sus distintas manifestaciones. ¿Me estoy poniendo sentimental? Les aseguro que no digo nada que no hayan dicho los filósofos griegos antiguos o la modernísima neurociencia.

Puede que lo haya contado en alguna ocasión, pero merece la pena volverlo a contar. Actualmente trabajo de guionista en un programa cultural de Televisión Española concretamente en Saber y Ganar. ¿Se pueden creer que si estoy en este trabajo es porque una vez fui amable con un compañero de clase procedente de los Estados Unidos? Coincidimos en la asignatura de “relatos televisivos” en la que teníamos que escribir una tv movie. En clase leíamos las secuencias escritas y recibíamos feedback de la profesora y del resto de los compañeros. Éramos ocho en total. Un día, resultó que conforme iban leyendo los compañeros y recibían feedback, marchaban de clase con la excusa de tener que hacer otras cosas. Solo yo me quedé para escuchar a Moshe, el último compañero que quedaba por leer. Le dije que estaba encantado de poderle escuchar y darle feedback porque me gustaba su manera tan fresca que tenía de escribir… Al cabo de unos meses, a punto de finalizar los estudios y con un futuro laboral incierto, recibí su llamada proponiéndome, para sorpresa mía, el trabajar para un programa infantil. Resultó que tenía una relación sentimental con la coordinadora de guiones de ese programa y él había pensado en mí. Esa chica resultó ser la hija de mi actual jefe, que en su momento me propuso trabajar para su padre… La vida da muchas vueltas pero si observamos detenidamente tiene un hilo conductor bastante claro la mayoría de las veces.

Esta es mi historia, estoy convencido que ustedes pueden compartir otras parecidas.

Ser amables con los demás, además de hacernos sentir bien,  nos puede llegar a abrir puertas que en estos momentos no podemos intuir que se van a abrir. No sabemos cuando puede llegar una oportunidad. Por ello es conveniente estar preparados para poderla aprovechar. Nuestra actitud y nuestro comportamiento tienen mucho que aportar al respecto. Como dijo Picasso “espero que las musas me encuentren trabajando”.

Las personas que interactúan con los demás desde el respeto y la amabilidad son un ejemplo a seguir. Una luz que tomo como referencia en mi camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: