SABER ESCUCHAR

22 abril, 2013

SABER ESCUCHAR

 

 

Por regla general nuestro tema preferido de conversación versa sobre nosotros mismos. “Yo”, “yo” y “yo”. Cosa entendible puesto que convivimos con nosotros mismos las veinticuatro del día y la sociedad occidental capitalista da mucho peso a la individualidad. Aunque si no controlamos esa preferencia egocéntrica podemos limitar enormemente las oportunidades que genera una relación interpersonal que tiene en cuenta al otro, al “tú”.

El “saber escuchar” es una herramienta fundamental para propiciar una relación fluida con el otro. Y digo propiciar porque para que se establezca firmemente una relación fluida entre dos personas es necesario que ambas partes sepan escuchar. Porque es entonces cuando la relación resulta enriquecedora, estimulante, incluso placentera para todas las partes. Es entonces cuando sabemos que hemos encontrado un tesoro. Por alguna parte hay que empezar y si somos proactivos en ese sentido ayudaremos a los demás a darse cuenta de la importancia de adoptar esta actitud.

“Saber escuchar” significa valorar al otro. Una persona que hace esto es como un oasis en el desierto para los demás. Y se convierte en alguien al que se le tiene estima y consideración.

El “saber escuchar” tiene muchos indicadores. Uno de ellos es la capacidad de la persona que escucha en formular preguntas adecuadas y oportunas durante la conversación.

Por preguntas adecuadas y oportunas me refiero a aquellas preguntas que van en la dirección de aquello que la otra persona está contando. Preguntas que no obligan a esa persona a desviarse de la historia o incluso a cambiar de tema. Y preguntas que están formuladas en el momento adecuado. Por ejemplo, si alguien nos está contando cómo ha fundado una ONG en Kathmandu para niños huérfanos, resulta inadecuado, desafortunado, contraproducente preguntarle, de sopetón, si es verdad que hay cola para subir Everest.

Las preguntas adecuadas y oportunas son preguntas que ayudan a lanzar la conversación tanto para profundizar en el tema que se está hablando como para enlazar con un nuevo tema.

Para hacer ese tipo de preguntas debemos tener en cuenta qué nos están contando y cómo nos lo están contando. Conviene ser capaces de identificarnos y mantener cierto distanciamiento emocional con nuestro interlocutor al mismo tiempo. Conviene apasionarnos por establecer conversación con el otro desde el convencimiento de que nos podemos enriquecer mutuamente.

Pienso que tener la capacidad de saber escuchar es una ventaja adaptativa del ser humano. Una ventaja que conviene tener presente de manera habitual. Tener la capacidad de transitar por el arco que va del “yo” al “tú”, para establecernos en el “nosotros” nos proporciona una plasticidad en las relaciones interpersonales que nos beneficia mucho más que si nos quedamos instalados en cualquiera de los dos extremos. Encerrados en el “yo” o secuestrados en el “tú”, olvidándonos de nosotros mismos.

Anuncios

Una respuesta to “SABER ESCUCHAR”

  1. Dan said

    Genial! me ha gustado especialmente el inciso sobre las preguntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: