EL ABURRIMIENTO, ESE GRAN ENEMIGO

2 septiembre, 2013

 ABURRIMIENTO EN PAREJA

 

La pasada semana leí en el periódico un lamentable ejemplo de cómo el aburrimiento puede llegar a ser mortal. Tres menores mataron a un hombre que pasó corriendo delante de ellos. Al verlo pasar se montaron en un coche, lo siguieron y le pegaron un tiro por la espalda. Ahora se enfrentan a la pena de muerte. Cuándo les preguntaron por qué lo habían hecho, uno de ellos respondió: “no teníamos nada mejor que hacer”.

Este es un caso extremo, es cierto, pero ilustra perfectamente hasta qué punto el aburrimiento puede deteriorar nuestro pensamiento, nuestra actitud y nuestra relación con los demás. En definitiva, la calidad de nuestra existencia.

El genial Voltaire afirmó, refiriéndose al arte literario, que “todos los estilos son buenos, excepto el estilo aburrido”. Esto lo podemos aplicar a cualquier faceta, a cualquier ámbito que desarrollemos.

Uno de esos ámbitos es el de la pareja. ¿Qué podemos hacer para combatir el aburrimiento?

1. Asumir nuestra parte de responsabilidad en la situación. Esto nos proporcionará una sensación de control sobre la misma puesto que nosotros tenemos la capacidad de influir en ella de manera positiva.

2. Comunicarnos con nuestra pareja. Esto es fundamental. Porque evitará que la situación se deteriore de manera innecesaria. Expresarle cómo nos sentimos y qué es lo que nos hace sentir como nos sentimos. Hacerlo desde el respeto, evitando todo lenguaje acusatorio.

3. Hacer el esfuerzo por proponer una actividad, un objetivo. O, en su defecto, apoyar lo que nos propone nuestra pareja, si nosotros no somos capaces de aportar en ese momento.

4. Hacer el esfuerzo de vivir con alegría esa actividad propuesta. Vivir el aquí y ahora, el presente de manera intensa. Esto nos permitirá cambiar nuestro estado anímico, nuestros pensamientos, nuestra actitud… Y nos permitirá ser creativos para poder seguir alimentando la alternativa al aburrimiento.

5. Reconocer y agradecer a nuestra pareja su apoyo. De esta manera reforzaremos un comportamiento beneficioso para la relación.

El aburrimiento es el gran enemigo a batir. Si han leído el libro del Génesis del Antiguo Testamento sabrán que incluso Dios se aburre. La última vez que se aburrió creó a Adán. Y como vio que éste, a su vez, se aburría en el Paraíso, creó a Eva. El aburrimiento de Dios dio como resultado el ser humano. Estoy convencido que ahora tiene motivos suficientes para estar entretenido a diario. Comentarios a parte, lo que está claro es que incluso Dios tuvo que buscarse una alternativa creativa a su aburrimiento. No se dejó secuestrar por ese sentimiento que conduce a una existencia sin objetivo, sin sentido.

Pongámonos en alerta cuando nos invada este nefasto sentimiento. Propongamos alternativas. Seamos creativos en la búsqueda de soluciones. La calidad de nuestra salud, nuestra relación de pareja y nuestra felicidad depende de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: