SABER DECIR NO

27 enero, 2014

Dos semanas atrás tuve una experiencia muy positiva. Me atreví a decir  “no” a una consultora con la que estoy colaborando en  el lanzamiento de un producto de una multinacional farmacéutica. Un proyecto apasionante.

Mi misión es la de escribir una obra dramática y encargarme de la dirección escénica de la misma. El objetivo, es el de impactar emocionalmente a los delegados de ventas y propiciar  que cambien el centro de gravedad del discurso que comunican al médico. Que se focalicen en el paciente y no en el producto.

Hace un par de semanas recibí una llamada. Mi interlocutora me dijo que el día del estreno se había avanzado un mes y que tenía que ir a una reunión al cabo de dos días sin falta. Le expresé mi preocupación por  el recorte de tiempo , no solamente por la presión que suponía sino además por la repercusión en la calidad de la creación artística. Le propuse cambiar el día y la hora de reunión porque en caso contrario no podría asistir puesto que, como ella bien sabía, tengo un horario laboral que cumplir. También me dejó intranquilo el comprovar que no tenía experiencia en la producción de eventos teatrales y que no tenía contemplado la necesidad de escenografía y que ésta estuviera que estar desde el primer día en la sala de ensayo para que los actores pudieran hacer las acciones dramáticas pertinentes.

Esa misma noche recibí un correo electrónico con copia a su jefe en el que me planteaba un ultimatum. Si no iba a la reunión se verían obligados a prescindir de mis servicios. A renglón seguido me informaba que  la cantidad de dinero que había negociado por mi servicio había sido aceptada. Para acabar me agradecía que les hiciera saber lo antes posible mi decisión.

Tuve que respirar  profundamente durante varios minutos. Identifiqué cómo me sentía y decidí que no participaría en esas condiciones. Redacté un correo en el que explicaba cómo veía yo la situación, qué era a lo que no estaba dispuesto y comuniqué mi decisión.  Lo hice pensando muy bien cada palabra escrita. El tono de mi mensaje. Firme pero cordial. Y me despedí deseando que no se hubiera cerrado la puerta a posibles colaboraciones futuras.

Al día siguiente me llamó una persona de la consultoría, diferente a mi interlocutora habitual, pidiéndome perdón. La persona que me había enviado el correo no había sido consciente del tono y de las consecuencias de su comunicado. Me ratificó como la persona con quien querían trabajar. Negó que fuera obligatorio el que tuviera que asistir a la reunión  y  que tendría, por supuesto, aquello que necesitara para hacer un trabajo de calidad…

El chute de autoestima que me proporcionó, propició que a los pocos días tuviera una versión muy mejorada de la estructura dramática y las acciones dramáticas de la obra.  Y a la semana siguiente una primera versión de la obra… Por supuesto semanas atrás me había documentado a fondo sobre la enfermedad en cuestión y le había estado dando vueltas  a la estructura y las acciones dramáticas.

Y esta es la historia amigos lectores. La historia de una experiencia que me ha enseñado tres cosas:

1.  Si hubiera aceptado el trato señor-vasallo o el rol de mercenario que se me había planteado hubiese afectado la percepción de mi dignidad. Hubiera consentido establecer una relación de dominio en lugar de colaboración.

2. Antes de enviar un escrito a alguien hay que pensar muy bien cómo dices lo que quieres decir. Tienes que ponerte en el lugar de la persona o personas a quienes diriges tu mensaje. Una comunicación enviada sin pensar, sin reescribir… puede comportar un conflicto de consecuencias imprevisibles. Conviene ser cautos.

3. Una puerta se cierra pero otra se abre. Somos y tenemos según las decisiones que tomamos.

En definitiva,  decir no es una acción que nos puede cambiar la vida… ¡A mejor!

Anuncios

Una respuesta to “SABER DECIR NO”

  1. sitaindi said

    BRAVO. Una gran leccion…para todos. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: