LOS PRIMEROS SEGUNDOS

24 marzo, 2014

 

Semanas atrás acompañé a un familiar al médico. De lo primero que me percaté al entrar en la consulta fue que el médico, flanqueado por una enfermera y una residente en prácticas, no nos miró. Ni nos dirigió la palabra. A mí ese detalle ya no me gustó. En España tenemos un dicho que afirma que “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”.

Lo siguiente que me llamó la atención fue su manera de estar sentado en la silla. O más bien tengo que decir su manera de estar tirado en la silla. Transmitiendo la sensación de estar aburrido. De querer estar en cualquier parte menos “aquí”. Imagínenselo con la espalda curvada, el culo en un extremo del asiento y la cabeza que le llegaba a mitad  de respaldo… Observando los resultados y efectuando anotaciones desganadas en el historial clínico…

Toda esta información la recibí en los primeros quince segundos de entrar en la consulta. Tras ese tiempo ya sabía que la persona que tenía delante me causaba rechazo. El resto de la consulta, por desgracia, no desmintió las expectativas generadas en esta primera toma de contacto.

De aquí podemos sacar numerosas conclusiones. Pero me voy a centrar en tres:

En una relación interpersonal debemos ser conscientes, desde el primer momento, que nuestra lenguaje no verbal emite un poderoso mensaje. Y que una de las cosas que más hiere a las personas es que no se las reconozca. Imagínense ustedes que les presentan a alguien y que mientras estrechan su mano miran hacia otro lado, hacia otra persona. Ese detalle de negar el contacto visual contradice el acto amistoso de estrechar la mano. Acaban ustedes crear rechazo.

En los primeros segundos de una relación interpersonal establecemos un “clima” que determina el desarrollo de la misma. Esto lo podemos aplicar a cualquier caso pero creo que tiene una especial importancia en el ámbito de la atención al público. Estoy convencido que muchas de las situaciones conflictivas que tienen lugar en las consultas médicas, por ejemplo, se pueden evitar poniendo en práctica comportamientos y verbalizaciones que facilitan un ambiente amistoso, en lugar de indiferente e incluso hostil. Las personas solemos reaccionar mejor o nos predisponemos favorablemente hacia algo o alguien cuando somos tratados con amabilidad.

No debemos perder de vista cuál es nuestro objetivo en una relación interpersonal determinada. Así que nos conviene respirar hondo en algunas ocasiones y controlar nuestros impulsos emocionales para evitar caer en un conflicto que no lleva a nada constructivo. Hacer todo lo posible por ser nosotros quienes creemos un clima amistoso en la relación. En vistas a un objetivo a medio o largo plazo.

Para mí el ámbito de la consulta médica es un ámbito especial de relación. Puesto que los roles están marcados por una tradición de siglos. Pero los tiempos cambian y los roles históricos se modifican. Está claro que el médico tiene la autoridad, por algo es el profesional. Pero esa autoridad requiere que sea expresada de manera competente a nivel de comunicación interpersonal. Y esa competencia empieza por ser consciente, desde los primeros segundos, de la repercusión que tiene en el otro lo que uno hace o dice.

Anuncios

Una respuesta to “LOS PRIMEROS SEGUNDOS”

  1. David said

    Bien dicho!, gracias por intentar enseñarnos a que no nos convirtamos en una panda de clones absurdos inmersos en la estupidez.
    Me encantan tus posts, todo el mundo debería conocerlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: