AUTORREGISTRO, UNA HERRAMIENTA PRÁCTICA PARA MEJORAR NUESTRAS RELACIONES INTERPERSONALES

31 marzo, 2014

El psicoterapeuta cognitivo Albert Ellis consideraba que si queremos cambiar actitudes debemos focalizarnos en primer lugar en nuestros pensamientos. ¿Qué es lo que pensamos en una situación determinada?  A partir de aquí nos fijaremos en nuestras emociones.

Para identificar nuestros pensamientos podemos utilizar una herramienta muy práctica llamada, autorregistro. ¿En qué consiste esto? Es un cuadro con los siguientes apartados:

 

A

Situación desencadenante

B

Pensamientos irracionales que obstaculizan la asertividad

C

Consecuencias emocionales y conductuales

   

 

 
  D

Pensamientos racionales que favorecen la asertividad

E

Consecuencias emocionales y conductuales

 

 

 

 

 

En el apartado A, anotamos la situación interpersonal problemática.

En el apartado B, anotamos los pensamientos negativos que nos llevan a sentirnos y a actuar de manera contraproducente.

En el apartado C, anotamos las emociones y conductas contraproducentes, derivadas de los pensamientos negativos.

En el apartado D, escribimos cómo tendría que pensar, para sentirme y actuar en la forma deseada.

Por ejemplo; si ante una situación (A) en que nuestro jefe nos critica injustamente, puede que pensemos (B) que lo hace para humillarnos, que es un imbécil o que no debería tratarnos así. Entonces podemos anotar en D: A él puede parecerle razonable su punto de vista, no tengo porqué ponerme de los nervios, creo que está equivocado…

En el apartado E anotaremos cómo me gustaría sentirme y comportarme en situaciones similares a A. En este punto hay que tener expectativas realistas. Puede que tengamos que trazar un plan y practicar hasta adquirir las habilidades deseadas.

Esta herramienta nos ayuda a tomar conciencia de qué pensamientos se nos disparan en ocasiones determinadas y que nos llevan a actuar de manera no asertiva. Es decir, siendo incapaces de comunicarnos y actuar defendiendo nuestros derechos de manera firme y respetuosa con el otro.

Con la práctica, cuando nos suceda una situación desencadenante, seremos capaces de identificar y substituir los pensamientos cada vez más rápido. Y eso hará que se vaya consolidando nuestro cambio de conducta.

¡Deseo que les sirva de ayuda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: